La realidad virtual es una herramienta "nueva" que puede enriquecer ciertos tratamientos.

El mundo virtual incorporado a la psicología una ampliación de los tratamientos existentes. En determinadas terapias como por ejemplo en una fobia, ofrece un recurso sin igual en el tema de la exposición,  añade una experiencia muy enriquecida .

Ventajas que ofrece en la terapia:

El mundo virtual puede controlarse totalmente, ya que está generado por un ordenador que el terapeuta puede controlar.

El hecho de que las situaciones no sean “reales” favorece que los pacientes acepten mejor la exposición.

Permite repetir la misma tarea de exposición una y otra vez sin cambiar sus parámetros. 

Permite diseñar a medida la jerarquía de exposición, con lo que la persona puede exponerse a prácticamente todas las situaciones posibles

Además, no es necesario salir de la consulta para realizar tareas de exposición.

Favorece aspectos éticos como la protección de la intimidad, ya que no es necesario que el paciente manifieste sus síntomas en lugares públicos (p. ej., un ascensor).

Se pueden graduar las situaciones según las necesidades del paciente y sin esperar a que éstas sucedan en la vida real.

Puede resultar bastante más económica, ya que la exposición se hace en la propia consulta, lo que la convierte en más rentable en términos de tiempo y dinero.