Las fobias constituyen uno de los trastornos de ansiedad más frecuentes.

Las fobias específicas se describen como temores excesivos, irracionales e incapacitantes desencadenados por la presencia o anticipación de un objeto o situación concreta (animal, volar, sangre, túnel, tormenta, altura, etc.). La anticipación del estímulo fóbico produce una respuesta inmediata de miedo o ansiedad que puede tomar la forma de una crisis de angustia. Las conductas de escape o evitación son comunes y, en términos generales y al margen de  los problemas producidos en cada caso por los estímulos fóbicos los sujetos afectados suelen tener una buena adaptación cuando no existe otro trastorno.