EL PROBLEMA DE LAS ADICCIONES ESTÁ EN LOS EFECTOS A MEDIO Y A LARGO PLAZO.

Gossop (1989) definió como elementos característicos de una adicción:

1) Un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión por llevar a cabo la conducta particular (especialmente cuando la oportunidad de llevar a cabo tal conducta no está disponible); 2) la capacidad deteriorada para controlar la conducta (especialmente, en términos de controlar su comienzo, mantenimiento o nivel en el que ocurre); 3) malestar y estado de ánimo alterado cuando la conducta es impedida o la deja de hacer; y 4) persistir en la conducta a pesar de la clara evidencia de que le está produciendo graves consecuencias al individuo. 

Echeburúa (1999) considera como características principales de las conductas adictivas la pérdida de control, la fuerte dependencia psicológica, la pérdida de interés por otras actividades gratificantes y la interferencia grave en la vida cotidiana.

En la actualidad han surgido nuevas formas de adicciones vinculadas a las nuevas tecnologías, ( juego, cibersexo etc). Algunas diferencias respecto a las adicciones del pasado son la disponibilidad y la accesibilidad.